Motor

Beber Red Bull y caminar entre aguas residuales: las presiones de Elon Musk en las fábricas de Tesla

Elon Musk

Evitar que los operarios se duerman a base de Red Bull y obligarles a caminar entre aguas residuales con tal de que no paren de trabajar: esto es lo último de Elon Musk para aumentar la productividad en la misma fábrica que sufre incendios y amputaciones en medio de un “caos” que cada día va a más.

Elon Musk no es conocido precisamente por ser un hombre de buenos modales. Tampoco por un hombre que cree un entorno de trabajo agradable. Los trabajadores de sus fábricas ya han criticado en numerosas ocasiones las condiciones extremas y el “caos” imperante en plantas como la de Fremont (incendios y amputaciones incluidas), en EEUU, pero parece que la cosa se está saliendo de madre con la presión adicional de tener que cumplir como sea con los objetivos de fabricación del Model 3.

Como ya os contamos,  Tesla habría logrado cumplir con su objetivo de 5.000 unidades del Model 3 producidas a la semana a cambio de rebajar sustancialmente sus protocolos de seguridad y fiabilidad. Por ejemplo, Musk y los suyos decidieron omitir un test de “frenado y rodado” en la fabricación del coche debido a que, según la compañía, era “redundante” con otras pruebas.

Noruega quiere echar a Elon Musk de la presidencia de Tesla

Y, ahora, vuelven a ser los trabajadores los que acusan a Musk de haber impuesto más condiciones extremas en la cadena de producción para mantener el ritmo de fabricación que su “excesiva automatización” no es capaz de cumplir. En concreto, Tesla estaría proporcionando bebidas energéticas -como Red Bull- de forma gratuita a sus operarios con la intención de que no se duerman y puedan alargar sus turnos, provocando que muchos de ellos caminen “como zombies”. “Mirada de Tesla”, así han acuñado a ese particular estado anímico.

Más grave aún es que los operarios recibieron órdenes de caminar a través de aguas residuales sin tratar, que se habían derramado en la fábrica. Todo con tal de “mantener la línea en funcionamiento”, asegura Bloomberg Businessweek, que ha destapado estas críticas.

Recordemos que estos recortes en la seguridad vienen acompañados de otros recortes en la parte más humana de la compañía. El pasado mes de octubre, Tesla se deshizo de golpe y porrazo de 400 empleados y, el pasado junio, anunció el despido del 9% de su plantilla global.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, La Razón, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Business Insider, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo, ganador del Premio Día de Internet 2018 a mejor marca personal en RRSS y finalista en los European Digital Mindset Awards 2016, 2017 y 2018.