Tecnología

Esta máquina expendedora dispensa pequeñas dosis de literatura gratis

Esta máquina expendedora dispensa pequeñas dosis de literatura gratis

Imagínate estar en un café o aeropuerto y poder pulsar un botón y recibir un relato, fábula o poema para disfrutar de los ratos muertos. Este proyecto existe, ha sido premiado en el CES 2018 de Las Vegas y tiene como fin ofrecer literatura gratis.

Las Vegas ha acogido esta semana la feria tecnología más importante del mundo: el CES 2018. En este innovador show de gadgets han brillado también propuestas disruptivas como de la que te hablaremos hoy: una de las iniciativas nominadas es el original dispensador de relatos diseñado por la editorial francesa Short Edition, destacada dentro de la categoría de tecnología para un mundo mejor.

Esta peculiar maquinita, una muestra de cómo la creatividad analógica puede brillar en un mundo plagado de smartphones, quiere incentivar el juego y brindar pequeñas píldoras literarias de forma gratuita a todas las esquinas del mundo, fomentando la lectura en tiempos de espera e incentivando un uso más sano de la tecnología, desconectando por unos instantes de la adicción al smartphone al proponer una nueva alternativa de ocio.

7 fórmulas para invocar a tus musas y escribir mejores historias

Este dispensador literario está concebido para los tiempos de relax y espera en aeropuertos, cafés, estaciones u hospitales, y su funcionamiento es similar a una máquina de café, pero con solo tres botones según el tiempo que desees estar leyendo: 1 minuto, 3 minutos o 5 minutos. Solamente deberás pulsar indicando este parámetro y la máquina expendedora te imprimirá un relato, una fábula o un poema, seleccionado entre 85.000 obras de 7.500 autores diferentes de su base de datos.

Los propietarios de las máquinas deben pagar de 300 a 500 euros por mes por el mantenimiento y customización de las mismas -que incluye añadir la imagen corporativa del local o marca, poner anuncios o personalizar la base de datos de las historias según el sector, festividad o época del año. Los creadores subrayan que los usuarios valoran especialmente la imprevisibilidad de los relatos, ya que no saben qué píldora literaria hallarán tras pulsar el botón.

Las piezas literarias se imprimen en papel térmico que no requiere tinta, similar a un ticket de supermercado. Podrás encontrar fragmentos de clásicos libres de derechos como Virginia Woolf o Shakespeare, así como de autores de la propia editorial de Short Edition que han sido seleccionados por el público. La primera máquina de esta clase debutó hace tres años en la ciudad francesa de Grenoble, y ahora ya tiene presencia en 150 puntos de Francia, muchos de ellos emblemáticos como el Museo de Orsay, las galerías de Lafayette o el aeropuerto Charles de Gaulle, así como cuatro decenas de estaciones de tren.

Estas curiosas máquinas dispensadoras de relatos llegaron a Estados Unidos con el apoyo del director Francis Ford Coppola. En el país norteamericano aparecerán pronto otras veinte, y también hallamos más en diversos puntos del globo como Hong Kong, Australia o Guinea. La startup acomete en estos momentos un proceso de internacionalización para expandir por todo el planeta el potencial de su original propuesta. 

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.