Tecnología

Luchar contra la militarización de las redes sociales

¿Se están convirtiendo las redes sociales en un caladero para difundir mensajes pro-bélicos? ¿Cuál es el rol de los algoritmos en la expansión de estas publicaciones? ¿Se está militarizando las redes sociales?

Las redes sociales son un elemento casi omnipresente de nuestra vida cotidiana, con implicaciones políticas y sociales que las sociedades actuales todavía están comenzando a abordar. Con aproximadamente 3.800 millones de usuarios de Internet en todo el mundo, los nuevos medios en forma de aplicaciones Web 2.0 y el contenido generado por el usuario rivalizan cada vez más con los medios tradicionales como forma de recopilación y distribución de información.

Un elemento central del poder y la importancia de las redes sociales es su alcance y la velocidad con la que el contenido puede circular. Los investigadores y legisladores, sin embargo, se han centrado principalmente en las implicaciones políticas de las redes sociales a la hora de promover cambios revolucionarios (por ejemplo, la ‘Primavera árabe’), como una herramienta de radicalización (Estado Islámico) o como recurso para filtrar y diseminar información y los desafíos que esto representa para los estados (Wikileaks).

El consocio de Facebook, Google y Twitter detecta 40000 vídeos extremistas

Pero, ¿cuál es el uso diario de los medios sociales a la hora de construir el significado de la realidad y de fomentar o normalizar la guerra o las conductas militares a través de la Red de Redes? Es lo que se conoce como militarización de las redes sociales, un campo que investigadores del Stockholm International Peace Research Institute están estudiando en el marco de un programa de cuatro años.

Sus conclusiones son radicalmente opuestas a lo que podríamos pensar en un inicio. Si bien la investigación identifica un extraordinario volumen de contenido de redes sociales que celebra la guerra y el militarismo, también es justo decir que la gran mayoría de los usuarios de medios sociales no consumen ni se comprometen con el militarismo online.

Existe, por lo tanto, una forma muy efectiva de “militarismo focalizado” a través del cual aquellos que se involucran fuertemente con los medios sociales militarizados se vuelven cada vez más objetivo de los algoritmos dentro de las redes sociales, aumentando su visibilidad. Igualmente, se destacan la existencia de numerosos mecanismos subyacentes que dan forma a los mensajes en las redes sociales, específicamente en forma de vídeos corporativos de YouTube, feeds de Twitter, páginas de Facebook y buscadores.

Los autores del informe defienden que los algoritmos que estas plataformas emplean para seleccionar y filtrar contenidos “conducen a mensajes dirigidos” que pueden fomentar la conciencia militarizada entre la sociedad. Por ello, recomiendan a los legisladores internacionales que reconsideren si las redes 2.0 donde hayan contenidos de esta clase deben ser gestionadas en términos similares a los de las plataformas radicalizadas. “Los responsables de la formulación de políticas y los académicos necesitan una comprensión más completa de cómo funcionan los algoritmos y sus implicaciones políticas”, añaden los científicos suecos.

¿Qué se puede hacer para evitar la militarización de las redes sociales? De acuerdo al informe de este organismo es fundamental que todos los involucrados en la vigilancia de estos contenidos (gobiernos, OSC y responsables de empresas online) tengan la capacitación adecuada para identificar posibles patrones y actores que supongan un acicate a estas conductas. Estas habilidades deben incluir la capacidad de identificar cómo los mensajes de las redes sociales a menudo se insertan en espacios no militares y en la vida cotidiana de las personas, y por lo tanto tienen el potencial de normalizar la seguridad militar como la seguridad predeterminada de sentido común.

Análisis críticos de la situación y la introducción de más y más fuentes (y tipos de contenidos) al estudio son críticos para seguir luchando contra los potenciales efectos negativos de los mensajes dirigidos. Sin olvidar el impacto que el contenido militarizado en redes sociales puede tener sobre los menores. “Dado que los menores también usan Internet, y dado el crecimiento ubicuo del uso de redes sociales móviles en este grupo de edad, existen importantes cuestiones éticas y normativas que se plantean sobre la responsabilidad de las industrias estatales, de armas y entretenimiento, y cómo éstas dirigen el militarismo a los grupos de edad vulnerables“, añaden los expertos. No en vano, hemos de recordar que existe una gran preocupación en Occidente sobre cómo restringir el acceso a contenido que fomente la radicalización y la captación a grupos como el ISIS mediante mensajes pro-terroristas… pero no se produce la misma preocupación hacia el polo opuesto de la ecuación.

Finalmente, los autores demandan un estudio en profundidad sobre cómo actúan los algoritmos a la hora de difundir estos contenidos militarizados y si existe alguna implicación desconocida por la cual se incremente exponencialmente su alcance frente a otras publicaciones similares.

*Este texto es una traducción interpretada de un artículo publicado por Susan T. Jackson, Jutta Joachim, Nick Robinson y Andrea Schneiker (Stockholm International Peace Research Institute) para la plataforma Geostrategy del Foro Económico Mundial.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big de Telefónica, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo y Finalista en los European Digital Mindset Awards 2016.