Pero una mortalidad prematura no es lo único de lo que deben preocuparse aquellos que duermen menos: quienes no descansan lo suficiente pueden presentar distintas patologías relacionadas con la memoria, la personalidad y el apetito.