Salud

A qué temperatura debería estar tu termostato para dormir bien, según la ciencia

dormir bien

Has probado cientos de trucos para conciliar el sueño más rápido y dormir mejor, pero ninguno te funciona. Posiblemente el problema sea que no estás durmiendo a la temperatura adecuada. Hoy te explicamos cómo ajustar tu termostato para dormir bien, según la ciencia.

Es posible que tu falta de sueño esté provocado por un exceso de preocupaciones, estrés o ansiedad. Pero también podría tener algo que ver con la temperatura a la que duermes.

Sí, la temperatura afecta nuestra calidad de sueño, y podría ser la principal causa por la que estás durmiendo mal. Veamos por qué.

El motivo es puramente científico. A lo largo del día nuestra temperatura corporal varía. Cuando nos despertamos está bastante bajo (a unos 36 ºC) pero va aumentando para activarnos y darnos energía. Cuando llega la tarde empieza a disminuir para preparar a tu cuerpo para dormir y entrar en fase REM.  Si hace demasiado calor en tu habitación tu cuerpo no puede alcanzar la temperatura ideal para descansar.

Piénsalo, si la temperatura corporal aumenta para darnos energía ¿cómo vamos a dormir bien si sigue alta cuando nos metemos a la cama?

Eso sí, mientras que despertarte sudando es indicio de que tienes que bajar el termostato o quitarte un par de mantas, tampoco es bueno pasar frío. Esto último provoca que nuestros músculos se contraigan para entrar en calor, impidiendo que te relajes y concilies el sueño.

7 alimentos ricos en melatonina que puedes tomar para dormir mejor

Pero entonces ¿a qué temperatura dormimos mejor? Según la National Sleep Foundation, en el caso de niños mayores de 3 años y adultos, para dormir bien deberías ajustar tu termostato a entre 15 ºC y 19 ºC; en el caso de bebes y niños menores de 3 años, recomiendan dormir a entre 18 ºC y 21 ºC.

También es importante que des con un edredón o manta que no te de demasiado calor, y evita dormir con jerseys o ropa que te abrigue demasiado. También es conveniente optar por un material más transpirable, como algodón o lino.

Otro truco revelado en el diario Tuck es darte un baño caliente una hora antes de acostarte; esto ayuda a bajar tu temperatura corporal, ya que la humedad se evapora rápidamente de tu piel al salir de la bañera.

Sobre el autor de este artículo

Christiane Drummond

Graduada en Periodismo y redactora en TICbeat. ¿Qué me interesa? La innovación, la actualidad, la tecnología y, sobre todo, las personas.