TICbeat LAB

Cómo verificar un dominio web ante la ICANN

nternet-caera-por-ataque-durante-24-horas-en-2017

Cada vez que creamos un dominio o cambiamos la información de contacto, debemos verificarlo ante la ICANN por medio de la plataforma WhoIS. Te explicamos cómo hacerlo.

La ICANN es la entidad mundial encargada de asignar nombres y números a todo lo que vemos en Internet, algo así como el organismo rector de la Red.

Esta organización es la responsable, por ejemplo, de registrar todos los dominios de la WWW, como los .es, .com o .org. Se trata de un proceso realmente sencillo, que podemos realizar en apenas un par de pasos con cualquier proveedor de hosting, pero que a veces puede requerirnos alguna gestión adicional.

Y es que, desde enero de 2014, la ICANN estableció una nueva política que exige a los registradores de dominio (como GoDaddy, 1&1 o Arsys) que verifiquen la propiedad de sus dominios y mantengan la información de contacto actualizada.

Esta información se envía a una base de datos llamada “WhoIs” que, entre otras cosas, se utiliza para identificar a los titulares de dominio con fines comerciales e identificar a las partes que pueden corregir los problemas técnicos o legales asociados con el dominio registrado.

Cómo escoger el mejor nombre de dominio para tu negocio

¿Qué ocurre si no tenemos nuestra información actualizada o ésta es incompleta e incorrecta? En caso de detectarse cualquier incidencia en este sentido, el registrador de nuestro dominio nos enviará un correo electrónico con el que verificar nuestra identidad.

Es un mail que muchas veces se olvida o acaba en la bandeja de spam, pero cuya importancia es clave: si no completamos los datos exigidos en menos de 15 días (7 si se trata de un cambio de los valores registrados), el registrador debe suspender o eliminar el nombre de dominio hasta que sea verificado.

Un proceso que puede parecer demasiado estricto, pero que está pensado para garantizar que los dueños de la web sean responsables y transparentes respecto a los mismos.

La conclusión es obvia: hemos de verificar lo antes posible nuestra web ante la ICANN, a través de la plataforma WhoIS, lo antes posible para evitar llevarnos la sorpresa de que nuestra web aparezca caída cualquier día.

¿Cómo hacerlo? Es realmente sencillo siguiendo unos pocos pasos:

  • Comprueba tu correo electrónico: El registrador del dominio está obligado a enviarte un mail para verificar tu página web. Si no lo has recibido, comprueba tu bandeja de spam ya que a veces estos correos son catalogados como basura por los principales proveedores de correo electrónico. Igualmente, deberías añadir a tu registrador de dominios a la lista blanca de tu correo para evitar futuros problemas a la hora de recibir estos mails. El asunto suele estar en inglés y rezar algo así como “Por favor, verifique su dominio” o “Atención: su sitio web está a punto de ser suspendido”.
  • Seguir los pasos del enlace: El segundo paso para verificar una web ante la ICANN tiene que ver con verificarnos ante WhoIS. Tan sólo debemos seguir los pasos del sencillo asistente que se nos muestra. En caso de tener solo que confirmar nuestra identidad, no tendremos que hacer ninguna gestión adicional. Si tenemos que rellenar algún dato, con completarlo y cerrar el proceso estará todo resuelto.
  • Si no tenemos el enlace: En este caso podremos iniciar sesión en nuestra cuenta con el registrador del dominio y pedir que nos reenvíen el correo electrónico de verificación. También, en muchos de estos proveedores, podremos hacer a una página donde visualizar todos nuestros dominios y comprobar si alguno indica que tiene una “verificación pendiente”. Igualmente, a través del panel de control de muchos registradores es posible modificar y verificar la información de WhoIS.

Y, ¿qué podemos hacer si ya hemos sido suspendidos por no prestar atención a las advertencias de la ICANN? Tan solo debemos seguir exactamente los mismos pasos anteriormente descritos, aunque puede que se nos soliciten mecanismos adicionales de comprobación, como algún código reCAPTCHA.

La actualización y verificación de la información puede, en este caso, demorarse hasta 24 horas, tiempo durante el que nuestra web seguirá suspendida.

Sin duda, los pocos minutos que tardamos en verificar su dominio valen su peso en oro, ya que evitarán que nuestro registrador suspenda o rescinda nuestro dominio con todo lo que ello supone: perder negocios, tiempo de inactividad para los clientes y daños a nuestra marca.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big de Telefónica, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo y Finalista en los European Digital Mindset Awards 2016.