Innovación

Microondas para rescatar el pigmento rojizo del vino tinto en las lías

Científicos españoles y portugueses trabajan con microondas experimentales para mejorar y optimizar la extracción de un pigmento con un valor antioxidante de las lías del vino.

Las lías, para aquellos que desconozcan los mundos detrás del vino, son los sedimientos sólidos que quedan después de la fermentación de este alcohol. Se estima que en torno al 14% de todos los residuos generados a la hora de producir vino son lías. En España supone entre 280 000 y 420 000 kilos de este residuo al año. Hasta ahora, este material orgánico terminaba en un punto de reciclaje generalmente.

Compuesto sobre todo por restos de levaduras, las lías también suponen un residuo para las empresas bodegueras y también una oportunidad para la obtención de compuestos de interés comercial. Sin embargo, estas lías también podrían tener una aplicación interesante en las industrias cosméticas o alimentaria.

En ello están trabajando científicos de la Universidad de Valladolid (UVa) y en colaboración con el Instituto de Biologia Experimental e Tecnológica de la Universidade Nova de Lisboa, quienes mediante microondas experimental buscan mejorar y optimizar la extracción de un pigmento con un valor antioxidante muy interesante. Un proceso similar al de prepararse una infusión para desayunar cada mañana.

A este robot inteligente le gusta el vino

Por medio de un microondas experimental y un posterior agitado, el equipo investigador ha podido extraer en una cantidad significativamente mayor a otros procedimientos unos compuestos denominados antocianinas. Son pigmentos que colorean ciertas plantas o los alimentos derivados de ellas. El violeta de la col lombarda o las tonalidades rojizas del vino tinto son cosa suya. Además, tienen propiedades antioxidantes, de interés para ciertos productos alimentarios.

La investigación se centró en dos tipos de vino, tintos de la Ribera del Duero y fortificados de Oporto (Portugal). Los posos fueron previamente liofilizados, un sistema de secado por el que se sublima el agua y queda un tipo de polvo. Como si se preparara un té en bolsa en una cocina convencional, se introdujo el compuesto en el microondas experimental durante apenas 90 segundos y seguido de procedimiento de agitación se extrajeron los compuestos.

No es común el uso de microondas en procesos de extracción de polifenoles o antioxidantes“, precisa Soraya Rodríguez Rojo, codirectora de la tesis doctoral y coordinadora del estudio. En esta investigación, “incluso hemos encontrado un compuesto antioxidante más complejo e interesante”, detalla Rut Romero, que defiende su tesis doctoral el 13 de diciembre de 2018. La identificación de estos compuestos ha sido posible mediante un equipo de cromatografía de masas gracias a la colaboración en el proyecto del iBET, de Portugal, al que pertence Ana Matias, codirectora también de la tesis.

Visto el potencial del prototipo, el grupo de Procesos a Alta Presión ha desarrollado una planta piloto para escalar a la industria este nuevo procedimiento.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, La Razón, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Business Insider, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo, ganador del Premio Día de Internet 2018 a mejor marca personal en RRSS y finalista en los European Digital Mindset Awards 2016, 2017 y 2018.