Energía Innovación

Enviar satélites al espacio sin usar propulsantes, gracias a la ciencia española

Dos patentes ‘made in Spain’ pueden acabar con la basura espacial y el uso de propulsantes tanto al enviar satélites al espacio como a la hora de favorecer su reentrada en la atmósfera.

¿Se imaginan que, a la hora de colocar en órbita nuevos satélites, podamos generar suficiente potencia eléctrica y empuje a bordo sin necesidad de usar propulsante? Puede sonar a ciencia ficción, pero científicos españoles de las universidades Carlos III y Politécnica de Madrid han descubierto como hacerlo realidad gracias a las llamadas “amarras espaciales con baja función de trabajo”.

Se trata de una cinta de aluminio de unos 2 centímetros de ancho, 50 micras de espesor y varios kilómetros de longitud, cubierta con una fina capa de un material que facilita la emisión de electrones al ser iluminado y calentado por el sol. La cinta, que se encuentra enrollada en un carrete durante el lanzamiento, se despliega una vez en órbita.

Gracias a un efecto electrodinámico, la amarra genera potencia útil a bordo de manera pasiva mientras baja la altura de la órbita del satélite. Si va equipado con una fuente de potencia, aparece una fuerza sobre la amarra que aumenta la altura del satélite. Se logra de este modo transformar la energía orbital en eléctrica… y viceversa, por medio de recursos naturales del entorno espacial como el campo geomagnético, el plasma ionosférico y la radiación solar.

¿Quién liderará la batalla por conquistar el espacio en 2018?

Las amarras espaciales se vienen investigando desde hace décadas y se han volado en más de una veintena de misiones espaciales. Pero las dos patentes españolas, denominadas ‘generador de potencia eléctrica para satélites mediante conductores electrodinámicos flotantes’ y ‘sistema de propulsión eléctrica para satélites mediante conductores electrodinámicos flotantes’, consideran por primera vez los fotoelectrones emitidos de manera natural por la amarra al ser iluminados por el Sol y evitan así el uso de emisores de electrones activos.

El sistema proporciona potencia útil en órbita mientras se desorbita el satélite, es decir, se disminuye la altura de la órbita hasta que se produce su reentrada y quemado en la atmósfera. En este sentido, esta tecnología resulta ideal para eliminar basura espacial. Por el momento, los investigadores han facilitado información sobre las amarras con baja función de trabajo a la Agencia Espacial Europea y se encuentran en contacto con expertos en EEUU y Japón. Además, empresas del sector aeroespacial, como SENER, se han interesado por esta innovación.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, La Razón, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Business Insider, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo, ganador del Premio Día de Internet 2018 a mejor marca personal en RRSS y finalista en los European Digital Mindset Awards 2016, 2017 y 2018.