Energía

Cómo el 5G facilitará el despegue de las ‘smart grids’

Cuando la conectividad 5G ofrezca latencias por debajo de los 10 milisegundos, las redes de distribución eléctrica podrá detectar y aislar un error en menos de 100 milisegundos, además de balancear en tiempo real la demanda y oferta de fuentes renovables.

Definir las smart grid o redes inteligentes es relativamente sencillo. Hablamos de sistemas que pueden manejar la electricidad de forma más eficiente al predecir y manejar en tiempo real el comportamiento de los clientes (la demanda), adaptando los recursos necesarios para satisfacerlos (la oferta) con la máxima seguridad en el suministro.

Gracias a las smart grids podremos asistir al verdadero despegue de las redes de distribución eléctrica distribuida y automatizada, esenciales cuando estamos yendo hacia un panorama donde las energías renovables son masivas (y mayoritarias). También nos encontraremos ante una nueva generación de redes de distribución capaz de llevar a cabo análisis inteligentes y responder en tiempo real a cualquier información de consumo anormal en la red, permitiendo un control más rápido y preciso sobre toda la red.

Todo ello traerá consigo importantes beneficios no solo para los operadores eléctricos a escala mundial, sino también para la sociedad en su conjunto: protección de los ingresos de los proveedores, gestión más eficiente de las caídas del servicio, optimización del voltaje, garantizar seguridad de la red y mejorar la conservación de la energía, reduciendo el impacto medioambiental asociado a estos sistemas.

Las smart grids ahorrarán hasta 14.000 millones de dólares en energía para 2022

Pero, para que todo esto se haga realidad, es fundamental contar con una infraestructura de comunicaciones capaz de abordar el fenómeno con éxito. Y la clave pasa por el acceso a redes de muy baja latencia, como el 5G. “Cuando la latencia de las comunicaciones sea inferior a 10 milisegundos, todo el sistema de distribución eléctrica podrá detectar y aislar el área que sufra una incidencia en menos de 100 milisegundos. Esto reducirá significativamente el gasto de las plantas eléctricas“, indica ABI Research en un documento corporativo al que ha tenido acceso TICbeat.

Según esta firma de análisis, con la llegada del 5G, veremos cómo la inteligencia de las smart grids se va al extremo, con más de 50.000 dispositivos conectados por cada site, con 10 ms de latencia y una velocidad que se medirá en gigabytes. En definitiva, los tan ansiados sistemas de distribución eléctrica distribuida, con una capa de comunicaciones dedicada y conectividad wireless.

ABI Research cifra en 13.000 millones de dólares el mercado de sistemas de automatización de la distribución energética en 2015, con la previsión de que los ingresos de estas tecnologías crezcan hasta los 36.000 millones en 2025. “5G puede reemplazar la actual infraestructura de fibra en la automatización de la distribución de electricidad, al ofrecer menos latencia (por debajo de 10 ms) y rendimiento gigabit”, explican los analistas. “El 5G también permite reducir la barrera de entrada para muchos proveedores energéticos en mercados emergentes, debido a su rápido despliegue, amplia cobertura y menor coste de instalación”.

Nos encontramos, por tanto, con que las compañías eléctricas están avanzando hacia modelos de redes distribuidas e inteligentes. En los mercados desarrollados, la fiabilidad de estos sistemas se pronostica será del 99,999%, o lo que es lo mismo, se tolerará apenas una interrupción del servicio de cinco minutos al año. Por su parte, para los mercados emergentes, estos sistemas serán clave para balancear la carga de las energías renovables en plena ebullición, como las plantas solares, palas eólicas o instalaciones hidráulicas.

Smart grids: qué son y cómo van a revolucionar la forma de entender la electricidad

No en vano, las energías renovables se caracterizan por su falta de estabilidad, con una alta fluctuación en la transmisión de energía a la red en función de las condiciones ambientales. Para mitigar este problema, los sistemas inteligentes podrán ajustar la demanda y la oferta de manera automatizada.

NARI Technology en China ya ha implementado varias soluciones de gestión distribuida y automatizada de las grids, eso sí, basadas en un despliegue de fibra óptica. El piloto del proyecto se ha realizado en el área de Shanghai Pudong, donde se ha mejorado la fiabilidad de la distribución eléctrica del 99,99% al 99,999%.

Otras compañías a escala mundial, como General Electric o Eaton, también están impulsando terminales de gestión eléctrica distribuida e inteligente, aunque en estos casos sí que se han manifestado favorables a soluciones inalámbricas (como el 5G) para reducir los costes de las comunicaciones.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, La Razón, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Business Insider, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo, ganador del Premio Día de Internet 2018 a mejor marca personal en RRSS y finalista en los European Digital Mindset Awards 2016, 2017 y 2018.