Energía

Así han conseguido unos científicos producir electricidad con desechos de café

cafe-mas-cafeina

La contaminación es un grave problema mundial, y las zonas cafeteras no se libran. Los desechos de café contaminan aguas y terrenos, pero estos científicos han encontrado la solución para hacer uso de esos desechos convirtiéndolos en electricidad.

El café es uno de los productos que más se consumen en el mundo, produciéndose unos 9,5 millones de toneladas de café cada año que generan desechos contaminantes, por eso estos científicos han estudiado la manera de convertir los residuos de café en electricidad.

El estudio llevado a cabo por Claudio Avignone Rossa, docente de la Universidad de Surrey, en Inglaterra, con Lina Agudelo, de la Universidad de Antioquia, ha demostrado que estos desechos no solo son capaces de producir biocombustibles como ya se había hecho con anterioridad, sino que además pueden generar electricidad.

Rossa afirma que en la producción del café se produce una doble contaminación, ya que cuando se extrae la semilla se descarta el resto de la planta, así como después de la realización de café se desechan sus residuos.

“Una fuente está en la producción primaria, en la cosecha del café, donde el fruto de la planta de café es extraído. Para el café que se consume lo que importa es la semilla del fruto. Y ese fruto es como una cereza o ciruela o cualquier tipo de fruto con mucha carne. La pulpa se separa para obtener la semilla limpia, pero la semilla representa solo el 20% del peso de la fruta, es decir que el 80% de la materia que rodea la semilla es descartado”, ha dicho el científico Rossa.

Con lo cual la pulpa que no se utiliza de la planta normalmente se arroja al agua donde “su descomposición provoca contaminación de las aguas o terrenos”, afirma Rossa.

En Colombia el 95% de los productores de café del país son pequeños productores, los cuales para obtener los granos de café llevan a cabo procesos de obtención de las semillas de forma tradicional que contamina enormemente. Este proceso consume unos 40 litros de agua para producir un kilo de café, y la mayoría de los residuos se desechan en las corrientes de agua, lo cual genera contaminación en las fuentes hídricas y en el ecosistema de las zonas cafeteras, afirma Agudelo.

La segunda fuente de contaminación en la producción del café es la que se produce cuando el grano ya ha sido lavado, secado y exportado. Cuando el café llega a los países de destino, se tuesta y se muele para producir café instantáneo. “Los restos de la producción secundaria de café, los restos del agua que se utiliza en la preparación de ese café instantáneo también son muy contaminantes”, afirma Rossa.

Los impactos ambientales que causan estos residuos son, entre otros, “la emisión de amoníaco y contaminantes gaseosos y la liberación al medio de residuos líquidos con relativamente alto contenido de materia orgánica”, explica Rossa.

De ahí surgió la idea de ambos científicos de encontrarle un uso a estos residuos, y Rossa empezó a investigar la forma en que funcionaban las baterías de los coches: “Cualquier batería, como las de los automóviles o aparatos electrónicos, es un sistema cerrado en el cual electricidad es producida mediante una reacción electroquímica.”

¿Dónde va la basura que tiramos diariamente en España?

“Una vez que el combustible se agota, la producción de electricidad cesa. En una celda de combustible, el combustible puede ser alimentado continuamente, con lo que la celda puede ser usada indefinidamente”, afirma Rossa. El científico explica que “en las celdas microbianas de combustible, como las que utilizamos nosotros, la reacción química es producida por microorganismos que consumen los compuestos químicos presentes en los residuos de café para obtener electrones para realizar sus funciones vitales”.

Es decir, esos microorganismos transfieren los electrones hacia un electrodo, y los electrones circulan por un circuito externo hacia otro electrodo donde se produce una reacción química. La circulación de estos electrones produce corriente eléctrica.

Los desechos del café como fuente eléctrica

alternativas-cafe-sanas

Aunque la cantidad de electricidad que producen estos electrodos no es demasiado grande, podría valer para el uso de diferentes herramientas en la granja o para la iluminación de las mismas.

Según Rossa se podrían conectar varias unidades de este invento para alcanzar los voltajes que se quieran, e incluso los utensilios con los que han sido fabricados podrían sustituirse por arcilla y elementos reciclables, haciendo que su costo descienda desde 400 dólares a 2 o 3 dólares.

Para construir el primer prototipo en Colombia los científicos necesitan financiación. “Ya conversamos con cooperativas de caficultores que están interesados en ver si podemos construir un prototipo para probar en sus granjas”, han explicado los investigadores.

Esto provocaría un impacto realmente positivo tanto a nivel mundial como a nivel local en las zonas cafeteras, ya que los pequeños caficultores podrían hacer un uso apropiado de los desechos y el ecosistema se vería menos afectado por la producción del café.

Vía | BBC

Sobre el autor de este artículo

Alicia Ruiz Fernández