Innovación

Cinco usos del blockchain más allá del bitcoin

DAO-empresas-sin.jefes-ni-empleados-basadas-en-blockchain

Desde perseguir bacterias hasta presentar nuestras declaraciones de impuestos, pasando por la logística o la firma segura de contratos: el blockchain es mucho más que criptomonedas.

Todos nosotros hemos oído hablar del blockchain, esa cadena de bloques que subyace a las transacciones de bitcoin. Se trata de un registro distribuido e inalterable, cifrado y extremedamente seguro, pero al mismo tiempo transparente y accesible por parte de todos los miembros de la cadena. Y aunque siempre lo hayamos vinculado al controvertido universo de las criptomonedas, lo cierto es que el blockchain tiene (o puede tener) implicaciones mucho más allá de cualquier divisa sin sustento legal.

Conformes entonces con que no toda la información que se mueve en el blockchain ha de ser financiera. En realidad, cualquier ámbito de actividad que requiera registrar datos de forma segura y transparente es susceptible de incorporar las cadena de bloques en su seno. Así se entiende que vayamos a invertir nada menos que 9.200 millones de dólares en blockchain para 2021.

O que 70 de las principales empresas españolas se hayan unido en el consorcio Alastria para explotar su propia tecnología basada en blockchain. Hasta el momento, ya hemos visto casos de uso que van desde la publicidad hasta la gestión de refugiados sirios, pasando por la lucha contra el cambio climático o los coches autónomos.

A pesar de que el despegue del blockchain no está siendo del todo sencillo (sólo un 8% de los proyectos puestos en marcha en 2017 sigue activo), aquí os mostramos cinco de las aplicaciones y casos de uso más inmediatos de esta tecnología más allá del bitcoin. De aquí al infinito: el futuro parece estar marcado en los bloques…

Firmas y contratos

Una de las principales problemáticas asociadas a la firma de contratos es la posible manipulación de los documentos para intentar alguna estafa o fraude legal. Sin embargo, estos temores a una potencial conspiración en nuestra contra se disipan de base al incorporar el blockchain a la ecuación, ya que la información que se guarde en la cadena de bloques no se puede alterar de ninguna forma.

Así es como Blockchain puede revolucionar el marketing minorista

Y ya no sólo eso: al poder guardar información sensible de forma segura y encriptada, podemos usar soluciones basadas en blockchain para albergar nuestros documentos personales, como el carné de conducir o las diferentes licencias que necesitamos en nuestro día a día. Así, en caso de ser necesario identificarnos, tan solo deberemos mostrar el dato preciso, con todas las garantías de que la información es correcta y sin tener que desvelar datos personales que albergan nuestros documentos y que no son necesarios en la mayoría de los casos.

Sanidad y seguridad

Gracias a los beneficios de los dispositivos médicos conectados, la cadena de bloques puede ayudar a la industria de la salud resolviendo el desperdicio de tiempo, dinero y duplicación de procesos que la distribución actual en distintas instalaciones y proveedores supone. Dada la dificultad de hackear y alterar el sistema de encriptado de la información, la cadena en bloques permitirá que el historial médico de los pacientes posea mayor privacidad y seguridad. Acceder a esa red de transacciones por parte de terceros sin acceso resultará, prácticamente, impensable.

sanidad oposiciones 2017

Pero el blockchain no se queda sólo en la eficiencia de los sistemas médicos, también puede ayudar a la prevención y lucha contra las enfermedades, especialmente las infecciosas.

Por ejemplo, cuando se propague una determinada patología y se sospeche de que se transmite a través de un alimento contaminado, las cadenas de bloques permiten una trazabilidad completa del origen de la bacteria y determinar qué productos están afectados para retirarlos de forma mucho más veloz que si se requiere de una investigación al uso.

Logística

Asegurar la identidad de la propiedad física y los envíos va a generar una gran oportunidad de negocio durante la próxima década, con la incorporación de soluciones de alto valor con componentes de blockchain en las cadenas de suministro logístico y las industrias reguladas, como la energía, los productos farmacéuticos y la cadena de frío.

Aquí vemos ya algunos proyectos pioneros: Bosch, Cisco y muchas otras empresas han creado un consorcio para llevar el blockchain a los dispositivos conectados que se empleen en la logística o la energía; mientras que Nestlé, Unilever, Tyson Foods y otras diez compañías norteamericanas junto a la tecnológica IBM se han unido para explorar cómo el blockchain puede ayudar a monitorizar la cadena de suministro de alimentos y mejorar la seguridad de estos productos de consumo.

Impuestos

¿Se imaginan que nos podamos olvidar de presentar las engorrosas declaraciones de impuestos? Una de las posibilidades secundarias del blockchain es poder automatizar todas las tareas fiscales, evitando de paso los errores humanos, gracias a que Hacienda podrá tener acceso a nuestros datos financieros y obrar en consecuencia, sin que tengamos que volvernos locos.

La Unión Europea plantea el uso de blockchain en educación

Por descontado, que al obtenerse toda la información de una cadena de bloques 100% segura e inalterable, no hay forma de que alguien caiga en la tentación de evadir impuestos o estafar a nuestro querido ‘papá Estado’.

Transferencias internacionales

Prometimos ofrecer cinco casos alejados del ámbito de las divisas y quizás fuimos un poco osados (o mentirosos). Pero es que su principal uso en nuestra sociedad pasa por aprovechar las ventajas de velocidad, seguridad y trazabilidad que estas cadenas de bloques ya ofrecen al bitcoin para explotar las transferencias de dinero a escala internacional.

Actualmente, este proceso puede tardar hasta días, pero con esta tecnología podríamos reducir el tiempo de espera a apenas minutos al mismo tiempo que se mantienen los mismos estándares de confiabilidad que se demanda en estas ocasiones.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, La Razón, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo y Finalista en los European Digital Mindset Awards 2016 y 2017.