Empresa

Embarazada y autónoma: estas son las bonificaciones y ayudas a las que optas

Embarazada y autónoma: estas son las bonificaciones y ayudas a las que optas

Te contamos cuáles son las principales bonificaciones estatales que existen en España para las mujeres autónomas que se quedan embarazadas y desean acceder a ayudas por maternidad, reincorporación tras la prestación o cuidado de sus hijos.

Si eres una trabajadora por cuenta propia y te quedas embarazada, debes conocer las diferentes ayudas y recursos estatales de los que dispones por ser autónoma. Cuando te acoges a esta modalidad de trabajo tienes la posibilidad de recibir prestación por maternidad, adopción, acogida o riesgo durante el embarazo o periodo de lactancia. Comencemos por los requisitos antes de detallar las diferentes ayudas existentes.

Requisitos para autónomas españolas embarazadas y madres

Las mujeres autónomas que quieran optar a estas ayudas deben estar al corriente con los pagos a la Seguridad Social y solicitar la prestación deseada 15 días antes del comienzo del período de permiso.

Además, aquellas cuya edad esté comprendida entre los 21 y los 26 años deben demostrar que tienen un mínimo de tiempo cotizado: 90 días en los 7 años previos. Si esto no puede acreditarse deben haber cotizado por lo menos 180 días en su vida laboral, mientras que las que superen los 26 años deben haber cotizado 360 días en su vida laboral o 180 días en los 7 años recientes.

Condiciones y prestaciones de la baja por maternidad para las mujeres autónomas

La prestación por maternidad tiene un máximo de 16 semanas, como con las asalariadas. De este tiempo, diez de ellas pueden transferirse al padre, a excepción de las 6 primeras, obligatorias para la madre. En cuanto a la prestación económica, la trabajadora por cuenta propia cobra el 100% de la base de cotización que haya recibido en los últimos 12 meses.

Si pides una ayuda al quedarte embarazada a tiempo parcial, deberás reducir la actividad al 50%, y recibir el 50% de la base de cotización.

La principal novedad es la entrada en vigor de una tarifa plana para mujeres autónomas, cuya principal diferencia con respecto a la tarifa plana convencional es que no hay que esperar dos años desde el último cese de actividad para disfrutarla, sino que solamente basta con darse de alta.

Esta medida beneficia a las incluidas en el Régimen Especial de la Seguridad Social de los Trabajadores por cuenta propia o a las trabajadoras por cuenta propia en el grupo primero de cotización del Régimen Especial de la Seguridad Social de los Trabajadores del Mar que, habiendo cesado su actividad por maternidad retomen su actividad en los dos años siguientes a la fecha del cese por maternidad, adopción, acogida o guarda con fines de adopción. Todas ellas tienen derecho a esta nueva bonificación.

Ayudas si tienes hijos menores de 12 años

Dentro del paquete de medidas orientadas a la mejora de la conciliación laboral y familiar hallamos la bonificación del 100% de la cuota por contingencias comunes para madres con hijos menores de 12 años al cargo, una novedad que amplía la edad máxima, hasta 2017 fijada en los 7 años. También se aplica a los casos de dependencia acreditada.

Para acceder a esta ayuda no pueden tenerse trabajadores al cargo en la fecha en la que se inicie la bonificación ni tampoco a lo largo del año siguiente. La madre tendrá que seguir dada de alta como autónoma durante el periodo de la ayuda y en los seis meses siguientes, además de contratar a un trabajador durante el tiempo de la prestación, con un mínimo de tres meses, ya sea a contraro a tiempo parcial o a jornada completa.

Nueva mejora introducida en marzo

Hasta el pasado 1 de marzo, las prestaciones recibidas por los padres o madres autónomos resultaba de la división de la base reguladora del mes anterior entre 30 o de ser inferior, entre el número de días cotizados. Ahora, si se ha cotizado lo suficiente, tal y como destacan desde Territorio Pyme, se divide la base de cotización de los últimos seis meses anteriores entre 180, o la del periodo inferior entre el número de días cotizados en dicho período.

Esta posibilidad de la nueva Ley de Trabajo Autónomo, que permite cambiar cuatro veces al año la base de cotización, permite tener mejores ingresos a las madres embarazadas que modifiquen la base seis meses antes de pedir el permiso.

Fuente | Territorio Pyme

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.