Empresa

El 78% de las emprendedoras TIC ha sufrido o conoce casos de acoso sexual

inversores-acosan-mujeres-en-silicon-valley

Una encuesta realizada a fundadores de startups en Silicon Valley revela la enorme diferencia de género a la hora de ser conscientes, entender y manejar los crecientes casos de acoso sexual en la industria tecnológica.

Que los escándalos de acoso sexual Kevin Spacey o Harvey Weinstein no son algo aislado en la industria del cine no es ningún secreto. Que esas mismas situaciones se repiten con demasiada frecuencia en Silicon Valley, tampoco. Uber y Tesla ya han enfrentado recientemente sus propios casos de acoso sexual, en los que además obró el agravante de que la dirección de ambas empresas ocultó dichos problemas e incluso fueron las víctimas las que acabaron pagando el pato por denunciar. Incluso Andy Rubin, padre de Android, tuvo que dimitir de Google por una “relación inapropiada”.

Ahora un estudio de First Round Capital pone cifras a este triste fenómeno y, además, lo hace mirando no sólo a las trabajadoras rasas, sino focalizando en las fundadoras de startups mujeres y su prisma de la situación que se vive en el sector tecnológico. En su encuesta, el 78% de las emprendedoras admitió que conocía o había conocido a alguien que había sido acosado sexualmente, en comparación con el 48% de los fundadores varones.

Una diferencia de criterio muy clara entre ambos géneros, que se repite en cuanto a la percepción pública del problema se refiere. Así, el 70% de las mujeres fundadoras explica que el acoso sexual en la industria todavía no se denuncia mayoritariamente, frente al 35% de los emprendedores hombres. Además, los hombres fueron cuatro veces más propensos que las mujeres a decir que los medios de comunicación exageran este fenómeno 22% contra 5%).

Sólo uno de cada cuatro trabajadores del sector tecnológico español es mujer

Tampoco coinciden hombres y mujeres a la hora de encontrar la solución al acoso sexual en la meca de la tecnología. Mientras que las mujeres piden más compañeras en los fondos de capital riesgo y más presión de los socios para evitar estos comportamientos (creando, por ejemplo, listas negras que denuncien a los acosadores), los emprendedores varones creen que el problema se resolvería con más formación en sensibilidad y -paradójicamente- con más cobertura mediática cuando suceda un caso real.

En lo único que tanto ellas como ellos se pusieron de acuerdo fue en que los problemas de acoso sexual corporativo en Silicon Valley no se resolverán por si solos: apenas el 1% de las mujeres y el 4% de los hombres creen que no se debe tomar medida alguna en estas lides.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big de Telefónica, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo y Finalista en los European Digital Mindset Awards 2016.